Portada Chile Senador Alfonso De Urresti, uno de los autores de la iniciativa Senado...

Senador Alfonso De Urresti, uno de los autores de la iniciativa Senado despacha Ley Apícola a segundo trámite recogiendo diversas propuestas

174
0

Parlamentario indicó que se “se crea registro nacional de apicultores y colmenas, se sanciona la comercialización de miel adulterada y el abigeato de colmenas, entre otras medidas”.

Después de una larga tramitación el Senado despachó a segundo trámite en la Cámara de Diputados el proyecto de ley que regula la actividad apícola, según informó el senador Alfonso De Urresti, uno de los autores de la iniciativa finalmente aprobada.

El parlamentario por Los Ríos indicó que “esta es una materia que se trabajó con amplio consenso y transversalidad en la Comisión de Agricultura, primero fusionando diversas iniciativas de distintos parlamentarios y luego recibiendo en audiencia a diversos invitados tanto de la actividad apícola, como de la ciencia y de los organismos públicos responsables de tal actividad. Eso ayudó a que el texto final tenga una mirada amplia e integral”.

Entre los principales aspectos de la normativa De Urresti destacó que “se incorporan diversas definiciones de manera que todos los actores del sistema entiendan lo mismo respecto a distintas materias y se establecen importantes medidas tales como el registro nacional de apicultores y colmenas, sancionando la comercialización de miel adulterada y el abigeato de colmenas, entre otras medidas”.

El legislador también destacó que “se reconoce en la ley la importancia ecosistema de esta actividad, no solo para la producción de miel sino también para la polinización en general. Además, se establecen normas de trazabilidad, de protección ante la trashumancia y de fiscalización por parte de los organismos públicos pertinentes. Todo esto, por cierto, entendido en el contexto de la importancia de esta actividad en la pequeña agricultura campesina”.

Finalmente, De Urresti se alegró de que la aprobación de este proyecto en la Sala coincidiera con la reciente aprobación de un proyecto de acuerdo, también de su autoría, que solicita al Ejecutivo implementar una política de forestación de árboles melíferos, con el doble fin de recuperar vegetación y arbolado nativo, pero junto con eso evitar que se sigan reduciendo los hábitats en que muchas abejas melíferas desarrollan su trabajo, vital para el medio ambiente y para las personas”.

PROYECTO DE LEY:
“Título I
Normas generales, principios y definiciones
Artículo 1°.- El Estado reconoce la importancia
que tiene la apicultura como generadora de productos apícolas, factor
polinizador y su rol como factor productivo estratégico para el desarrollo de la
actividad silvoagropecuaria.
Reconoce además su importancia para la
conservación de la biodiversidad y mantenimiento del equilibrio ecosistémico.
Artículo 2°.- La presente ley tiene por objeto la
promoción, protección y fomento del desarrollo sustentable de la apicultura
como actividad silvoagropecuaria, mediante la regulación de la producción y
extracción de productos apícolas; la comercialización de material biológico
apícola; y los servicios de polinización provenientes de toda colmena de abejas
en el territorio nacional, sin perjuicio de las demás disposiciones legales y
reglamentarias que sean aplicables a dichas actividades.
Quedan sujetas a la presente ley las personas
naturales o jurídicas que se dediquen directa o indirectamente, de manera
habitual o transitoria, a la cría, fomento, comercio, mejoramiento, transporte o
explotación de las abejas, así como a la industrialización de sus productos.
2
Artículo 3°.- Los principios que inspiran la
presente ley son los siguientes:
a) Sustentabilidad: el desarrollo de la actividad
apícola contribuye a un sector silvoagropecuario más sustentable, ya que la
función polinizadora de las abejas es la más eficaz para incrementar la
productividad sectorial. Asimismo, la generación de productos apícolas a partir
de especies de bosque nativo, permite el desarrollo de productos de calidad y la
valorización del bosque como recurso productivo. El desarrollo de la actividad
apícola debe implementar medidas de conservación y protección del medio
ambiente de manera de no comprometer las expectativas de las futuras
generaciones.
b) Participativo: la educación, opinión y el
involucramiento de la comunidad son necesarios para promover la actividad
apícola en forma sustentable.
c) Sanidad apícola: reconociendo la importancia
del desarrollo sustentable de la actividad apícola, debe procurarse que las abejas
estén libres de enfermedades y de desviaciones genéticas o fisiológicas,
permitiendo con ello la expresión de su capacidad reproductiva y productiva.
Adicionalmente, la normativa relacionada con la autorización y uso de
agroquímicos debe considerar en todo momento a la salud de las abejas.
d) Bienestar Apícola: reconociendo el rol de la
colmena como productor de alimento para consumo humano, y como
polinizador, este principio consiste en que la actividad apícola procura en todo
momento el bienestar de las abejas, su manejo, salud, protección y
alimentación.
3
e) Gradualidad: las obligaciones que promuevan y
protejan el desarrollo sustentable de la actividad apícola serán establecidas o
exigidas de manera progresiva, atendiendo a las tecnologías disponibles, el
impacto económico y social, el carácter de Agricultura Familiar Campesina y la
situación geográfica, entre otros factores.
f) Fomento a la actividad apícola: dada la
importancia de la actividad apícola en su rol estratégico para el sector
silvoagropecuario, los instrumentos de fomento vigentes, servicios de asistencia
técnica, la investigación científica y transferencia tecnológica serán
coordinados para su uso eficiente y eficaz.
g) Factor Productivo Estratégico: el desarrollo de
la apicultura nacional contribuye de manera significativa a la sustentación del
sector silvoagropecuario y del equilibrio ecosistémico, toda vez que las abejas
son eficientes polinizadores manejables en los volúmenes requeridos para
apoyar el desarrollo agroalimentario de Chile, en vistas a los procesos de
cambio climático y las necesidades futuras.
h) Inocuidad alimentaria: la garantía de que los
alimentos no causarán daño al consumidor cuando se preparen y/o consuman de
acuerdo con el uso a que se destinan.
Artículo 4°.- Para los efectos de esta ley se
entenderá por:
a) Abeja: insecto himenóptero del reino animal,
correspondiente a la especie Apis mellifera y sus variedades, perteneciente a la
familia apidae. Los ejemplares machos se denominan zánganos. Las hembras
fértiles se conocen como reinas y las infértiles se denominan obreras.
4
b) Actividad apícola o apicultura: corresponde al
conjunto de manejos, tecnologías y acciones sistemáticas que permitan un
aprovechamiento racional de las colmenas de abejas.
c) Apiario o colmenar: territorio donde se
encuentran un conjunto de colmenas que comparten una misma área de
pecoreo, pertenecientes a un apicultor o varios de ellos que cuenten con un
representante común y que responde a manejos en función de su categoría de
actividad apícola.
d) Apicultor: persona natural o jurídica que
desarrolla una actividad apícola y que se encuentra registrada en alguna de las
categorías del Registro Nacional de Apicultores.
e) Carga apícola: es la relación entre la cantidad
de colmenas y el área o zona melífera pecoreable delimitada en un tiempo
determinado, asegurando la sustentabilidad de la actividad apícola.
f) Colmena: unidad conformada por las abejas, la
estructura que la contiene y los elementos propios necesarios para el
funcionamiento de la colonia de abejas.
g) Extracción: proceso físico o térmico que
permite la separación de los productos apícolas de los dispositivos que los
contienen, sin afectar los componentes y constituyentes de estos productos.
h) Material biológico apícola: individuos, grupos
o partes de éstos que componen una colonia o familia de abejas, tales como
abejas reina, paquetes de abejas, núcleos, huevos, óvulos y semen de Apis
mellifera.
5
i) Miel: la sustancia dulce natural producida por
abejas Apis mellifera a partir del néctar de las plantas o de secreciones de partes
vivas de éstas o de excreciones de insectos succionadores de plantas que quedan
sobre partes vivas de las mismas y que las abejas recogen, transforman y
combinan con sustancias específicas propias, y depositan, deshidratan,
almacenan y dejan en el panal para que madure y añeje.
j) Miel alterada: es aquella que, por causas
naturales de índole física, química o biológica, o por causas derivadas de
tratamientos tecnológicos, aisladas o combinadas, ha sufrido modificación o
deterioro en sus características organolépticas, en composición y/o su valor
nutritivo.
k) Miel adulterada: es aquella que ha
experimentado por intervención humana cambios que le modifican sus
características o cualidades propias.
l) Miel falsificada: es aquella que, se designe,
rotule o expenda con nombre o calificativo que no corresponda a su origen,
identidad, valor nutritivo o estimulante o que, en su envase, rótulo o anuncio,
contenga cualquier diseño o declaración ambigua, falsa o que pueda inducir a
error, respecto a los ingredientes que la componen.
m) Miel contaminada: es aquella que contiene
microorganismos, virus y/o parásitos, sustancias extrañas o deletéreas de origen
mineral, orgánico o biológico, o bien sustancias radioactivas y/o sustancias
tóxicas en cantidades superiores a las permitidas por las normas vigentes, o que
se presuman nocivas para la salud; aquella que contenga cualquier tipo de
suciedad, restos, excrementos, y aditivos no autorizados por las normas
vigentes o en cantidades superiores a las permitidas.
6
n) Polinización: transferencia del polen hacia las
estructuras reproductivas de las flores, fecundándolas y permitiendo la
producción de frutos y semillas.
ñ) Producto apícola: toda sustancia o derivado de
la colmena, conformado por elementos esenciales considerados cada uno de
ellos como componentes o constituyentes de los mismos. Son productos
apícolas, entre otros, la miel, polen corbicular, cera, cera de opérculo, apitoxina,
propóleo y jalea real.
o) Selección y cría de abejas: actividad apícola
destinada a la obtención de material biológico apícola para fines de
comercialización.
p) Servicio de estampado de cera: actividad a
través de la cual se imprimen láminas de cera de abeja, prensadas y
dimensionadas, con un diseño regular, a objeto de comercializarlas o de
entregarlas a un tercero que solicita dicha elaboración para el desarrollo de
actividades apícolas.
q) Servicio de polinización: actividad apícola que
comprende el movimiento e instalación de colmenas para que éstas realicen la
función de polinización.
r) Trashumancia: traslado de colmenas de
producción entre un apiario y otro.
Título II
De los Registros
7
Artículo 5°.- Créase el Registro Nacional de
Apicultores que será administrado por el Servicio Agrícola y Ganadero.
El Registro regirá para todo el territorio nacional y
tendrá el carácter de público y permanente.
Artículo 6°.- Todo apicultor que desarrolle
actividades apícolas en el territorio nacional deberá inscribir el o los apiarios en
el Registro Nacional de Apicultores, en una o más de las siguientes categorías:
a) Actividad apícola de producción;
b) Actividad apícola de polinización;
c) Actividad apícola de selección y cría, y
d) Otras actividades apícolas.
Artículo 7°.- Créase el Registro de Estampadores
de Cera, el cual será administrado por el Servicio Agrícola y Ganadero.
El Registro regirá para todo el territorio nacional y
tendrá el carácter de público y permanente.
Toda persona que realice servicios de estampado
de cera deberá inscribirse en este registro.
Artículo 8°.- El Reglamento, aprobado por decreto
supremo del Ministerio de Agricultura, establecerá la forma y oportunidad de
inscripción, así como los requisitos y demás condiciones de incorporación,
8
suspensión y eliminación para el Registro Nacional de Apicultores y el Registro
de Estampadores de Cera.
Todo apicultor o persona que preste el servicio de
estampado de cera será responsable de la veracidad y exactitud de la
información que incorpore en los respectivos Registros.
Título III
De la Sanidad
Artículo 9°.- Se entenderá por condiciones
mínimas de orden estructural, el equipamiento básico necesario para la
mantención y manejo de las colmenas e instalaciones para la extracción de los
productos apícolas.
Por su parte, las condiciones mínimas
operacionales, comprenderán los requerimientos relacionados con la gestión de
las colmenas y con el proceso de extracción de los productos apícolas.
Las condiciones mínimas de orden estructural y
operacional tienen por objeto el desarrollo sustentable de las actividades
apícolas, resguardando la sanidad y el bienestar de las abejas.
El Reglamento de la presente ley establecerá las
condiciones mínimas de orden estructural y operacional que deberán cumplir
los apicultores.
Artículo 10.- El Servicio Agrícola y Ganadero
podrá declarar o establecer zonas de control sanitario, zonas libres, cuarentenas,
barreras sanitarias y aislamiento de colmenas, en cuyo caso deberá obtenerse su
9
autorización para el traslado de colmenas; realizar inspecciones; ordenar
pruebas diagnósticas al dueño o tenedor de colmenas; disponer la realización de
análisis y reacciones reveladoras, y decretar la retención o destrucción de
colmenas, material biológico apícola, productos, subproductos y derivados, ya
sean enfermos, contaminados o sospechosos de estarlo.
Artículo 11.- Toda persona que sospeche o posea
antecedentes de la existencia de una enfermedad de declaración obligatoria en
una colmena u otras afectaciones a la salud de las abejas, podrá dar aviso al
Servicio Agrícola Ganadero, por cualquier medio idóneo, en cuyo caso dicha
autoridad deberá investigar de inmediato los hechos denunciados.
En el caso de los apicultores, médicos
veterinarios, técnicos agrícolas y, en general, todo profesional o técnico del área
silvoagropecuaria que tomen conocimiento de los hechos descritos
anteriormente, estarán obligados a realizar la denuncia respectiva ante el
Servicio Agrícola y Ganadero.
La omisión del deber establecido en el inciso
anterior será sancionada conforme a las normas del Título IX de la presente ley.
Artículo 12.- El Servicio Agrícola y Ganadero
podrá regular, restringir o prohibir la fabricación, importación, exportación,
distribución, venta, tenencia y aplicación de plaguicidas, para lo cual podrá
considerar aspectos técnicos, sanitarios o evidencias científicas que puedan
tener efecto en la actividad apícola, de acuerdo a lo dispuesto en el decreto ley
N° 3.557 que Establece Disposiciones sobre Protección Agrícola, o a la
normativa que lo reemplace.
En el caso de aplicación de plaguicidas de uso
agrícola, se deberá dar estricto cumplimiento a las indicaciones contenidas en la
10
etiqueta del plaguicida autorizado, propendiendo al interpretar su lectura al
bienestar de las abejas, además se deberá dar aviso a los apicultores de acuerdo
a las disposiciones sobre aplicación aérea y terrestre de plaguicidas establecidas
en la normativa aplicable.
Las personas que contravengan lo dispuesto en el
presente artículo deberán indemnizar a los apicultores de las colmenas
afectadas, de acuerdo a las normas del derecho común, sin perjuicio de las
sanciones que procedan.
Artículo 13.- Todas aquellas materias relacionadas
con la sanidad de las abejas que no estén reguladas por esta ley, se regirán por
la ley N° 18.755, que establece normas sobre el Servicio Agrícola y Ganadero,
y por el decreto con fuerza de ley R.R.A. N° 16, de 1963, del Ministerio de
Hacienda, sobre Sanidad y Protección Animal, o la normativa que lo reemplace.
Asimismo, los productos farmacéuticos de uso
veterinario en la apicultura y alimentos para las abejas, se regirán por la
normativa señalada en el inciso primero, y por los reglamentos aplicables en la
materia.
Título IV
Movimiento y trashumancia de colmenas.
Artículo 14.- Con el objeto de proteger y
promover el desarrollo sustentable de la actividad apícola, así como de
resguardar la sanidad y el bienestar de las abejas, toda persona que movilice
colmenas o efectúe trashumancia en el territorio nacional, deberá contar con un
sistema actualizado y permanente de control interno, en el cual deberá dejar
constancia de todo movimiento o trashumancia que realice. Dicho sistema
deberá estar disponible cuando la autoridad competente lo requiera. Por
11
resolución del Servicio Agrícola y Ganadero se establecerán los requisitos que
deberán contener el sistema de control interno.
Asimismo, considerando los objetivos señalados
en el inciso precedente, el Ministerio de Agricultura establecerá, a través de un
reglamento, las condiciones necesarias para regular la trashumancia. Dichas
condiciones se determinarán en función de las siguientes materias:
distanciamiento entre apiarios, en función de la categoría de la actividad apícola
que se desarrolle; medidas sanitaria dispuestas por la autoridad en conformidad
con el artículo 10 de la presente ley; protección de la producción apícola
orgánica; resguardo de zonas de desarrollo y selección genética apícola; y la
carga apícola en aquellas localidades o zonas determinadas para las que
hubieren estudios técnicos sustentados con evidencia científica.
Título V
Importación y exportación de productos apícolas y de material biológico
apícola
Artículo 15.- Para la importación y exportación de
productos apícolas y de material biológico apícola se deberán cumplir las
exigencias que determine, en materia de su competencia, el Servicio Agrícola y
Ganadero.
Artículo 16.- Los exportadores de productos
apícolas y de material biológico apícola deberán cumplir, además de lo
dispuesto en el artículo 9° de la presente ley, las exigencias establecidas por los
respectivos mercados de destino.
Todas aquellas materias relacionadas con la
importación y exportación de productos apícolas y material biológico apícola,
que no estén reguladas por la presente ley, se regirán por la ley N° 18.755, que
12
establece normas sobre el Servicio Agrícola y Ganadero, y por el decreto con
fuerza de ley R.R.A. N° 16, de 1963, del Ministerio de Hacienda, sobre Sanidad
y Protección Animal, o la normativa que lo reemplace.
Título VI
Comercialización de productos apícolas y de material biológico apícola
Artículo 17.- La comercialización, publicidad y
rotulación de productos apícolas se regirán por la normativa vigente aplicable a
los alimentos, productos cosméticos o farmacéuticos, según corresponda.
Todo lo relacionado con indicaciones geográficas
y denominaciones de origen, se remitirá a lo dispuesto en el decreto con fuerza
de ley N° 3, de 2003, que fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de
la ley Nº 19.039, de Propiedad Industrial, su reglamento y demás normativa
aplicable.
El reglamento de la presente ley establecerá las
definiciones de los productos apícolas no contenidas en el artículo 4° o en las
normas indicadas en el inciso primero de este artículo.
Artículo 18.- Se prohíbe la fabricación,
importación, distribución, comercialización o transferencia a cualquier título, de
miel, polen corbicular, y jalea real alterados, adulterados, contaminados o
falsificados. La falsificación, alteración, adulteración o contaminación de este
tipo de productos apícolas se regirá por la normativa aplicable a los alimentos,
productos cosméticos o farmacéuticos, según corresponda. En cuanto a su
sanción, se aplicará lo señalado en esta ley, sin perjuicio de la aplicación de
normas especiales.
13
Asimismo, solo podrá catalogarse y etiquetarse
como miel a los productos que cumplan con las características definidas en el
artículo 4° letra i).
Artículo 19.- Sin perjuicio de lo establecido en la
legislación sectorial vigente y en el Reglamento Sanitario de los Alimentos, los
envases de miel que se vendan al público tendrán una etiqueta o rótulo en su
parte frontal y cerca de la marca, que deberá señalar en forma clara el tipo de
miel que contiene y su país de origen.
No podrá etiquetarse como “miel” aquella a la
cual se adicionen otros ingredientes, incluidos aditivos alimentarios u otra
sustancia que no sea definida como miel.
La etiqueta podrá además contener un sello de
certificación de origen y trazabilidad de la miel, otorgado por un organismo
certificador reconocido como tal, conforme a la regulación vigente.
El reglamento de la presente ley establecerá las
definiciones de los productos apícolas no contenidas en esta ley.
Artículo 20.- Toda persona natural o jurídica que
comercialice material biológico apícola deberá inscribirse en la categoría de
actividad apícola de selección y cría del Registro Nacional de Apicultores.
Artículo 21.- Si, con ocasión de la
comercialización en el mercado interno, se entregare material biológico apícola
distinto a lo convenido o en mal estado sanitario, el comprador podrá exigir a su
arbitrio al vendedor, a través de la acción respectiva, que efectúe a su costo los
tratamientos necesarios o el reemplazo de dicho material, sin perjuicio de su
14
derecho a demandar la resolución del contrato e indemnización de perjuicios
que procediera.
En el caso de que el reclamo se fundare en el mal
estado sanitario del material biológico apícola, el comprador estará obligado en
todo caso a denunciar el hecho al Servicio Agrícola y Ganadero, el que adoptará
las medidas que sean procedentes en conformidad a la presente ley.
Título VII
Productos apícolas orgánicos
Artículo 22.- De acuerdo con el objeto previsto
para el Sistema Nacional de Certificación de Productos Orgánicos Agrícolas
por la ley N° 20.089, el Servicio Agrícola y Ganadero, a través de resolución
fundada, podrá establecer requisitos para la instalación o el desarrollo de
actividades que requieran de su autorización de acuerdo a la legislación vigente.
Título VIII
Del fomento para la actividad apícola
Artículo 23.- Para asegurar la coordinación y
coherencia de los instrumentos de fomento establecidos en la legislación
vigente, tales como incentivos financieros, innovación, investigación, desarrollo
sustentable, construcción de capacidades, transferencia tecnológica, promoción,
difusión e inversión, con el Plan Estratégico de Desarrollo Apícola, el
Ministerio de Agricultura, a través de la Oficina de Estudios y Políticas
Agrarias, cada 3 años, evaluará y planificará el seguimiento y monitoreo de las
acciones desarrolladas, proponiendo al Ministro de Agricultura medidas para
mejorar los resultados de la acción de fomento en el sector apícola, solicitando,
15
para dicho efecto, la opinión de la Comisión Nacional de Apicultura, creada por
el decreto supremo N° 54, de 2013, del Ministerio de Agricultura, entre otras
medidas.
El seguimiento y monitoreo de las acciones
desarrolladas corresponderán a aquellas que estén definidas en el Plan
Estratégico de Desarrollo Apícola. Dicho plan deberá contener un diagnóstico
de la situación y comportamiento de la apicultura en el país, así como los
objetivos y acciones para su desarrollo. La coordinación de las medidas a las
que se refiere el inciso anterior estará a cargo de la ODEPA, la cual considerará
las propuestas de la Comisión Nacional de Apicultura.
Título IX
De la evaluación, fiscalización y sanciones
Artículo 24.- Corresponderá al Ministerio de
Agricultura, a través de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias, cada cinco
años, hacer seguimiento y monitoreo de la ejecución de la presente ley a través
de un informe.
Artículo 25.- Corresponderá la fiscalización de la
presente ley al Servicio Agrícola y Ganadero y al Ministerio de Salud, de
acuerdo a sus respectivas competencias.
Artículo 26.- Las infracciones a la presente ley,
sin perjuicio de aquellas contempladas en el Código Sanitario, se sancionarán
por el Servicio Agrícola y Ganadero de acuerdo con el procedimiento
establecido en Párrafo IV del Título I de la ley N° 18.755, que establece normas
sobre el Servicio Agrícola y Ganadero.
16
Artículo 27.- Para los efectos de este Título, las
infracciones se clasificarán en gravísimas, graves y leves.
1.- Son infracciones gravísimas los actos u
omisiones que contravengan las disposiciones de la presente ley y que puedan
alternativamente:
a) Afectar gravemente la salud de las colmenas,
causando daños no susceptibles de reparación;
b) Fabricar o comercializar miel u otros productos
apícolas adulterados o falsificados;
c) Desarrollar la actividad apícola sin encontrarse
incorporado en registro alguno;
d) Impedir deliberadamente la fiscalización,
encubrir una infracción o evitar el ejercicio de las atribuciones del Servicio, y
e) Reincidir en infracciones calificadas como
graves de acuerdo con este artículo.
Las infracciones gravísimas serán sancionadas
con multa de 1 a 200 unidades tributarias mensuales.
2.- Son infracciones graves los actos u omisiones
que contravengan las disposiciones pertinentes y que puedan alternativamente:
a) Causar mortalidad o morbilidad de las
colmenas, debido al abandono manifiesto de éstas;
17
b) Desarrollar la actividad apícola fuera del
ámbito del registro conforme a su categoría;
c) Incumplir las medidas sanitarias dispuestas por
el Servicio;
d) Impedir o no entregar información solicitada
por el Servicio para ejercer su fiscalización;
e) Incumplir las normas sobre etiquetado
contempladas en la ley, y
f) Reincidir en una misma infracción calificada
como leve de acuerdo con este artículo.
Las infracciones graves tendrán una multa que irá
de 1 a 150 unidades tributarias mensuales.
3.- Son infracciones leves los hechos, actos u
omisiones que contravengan cualquier precepto o medida obligatoria y que no
constituyan infracción gravísima o grave, de acuerdo con lo previsto en los
números anteriores. Estas infracciones serán sancionadas con multa de 1 a 50
unidades tributarias mensuales o amonestación escrita.
Artículo 28.- Para la determinación de las
sanciones específicas que en cada caso corresponda aplicar, se considerarán las
siguientes circunstancias:
a) La entidad del daño causado.
18
b) El número de colmenas afectadas por la
infracción.
c) El beneficio económico obtenido con motivo de
la infracción.
d) La intencionalidad en la comisión de la
infracción en cuanto a si se actuó con culpa o dolo y el grado de participación
en el hecho, acción u omisión constitutiva de la misma.
e) La conducta anterior del infractor.
f) La capacidad económica del infractor.
g) La calidad profesional del infractor.
h) Todo otro criterio que, a juicio fundado del
Servicio, sea relevante para la determinación de la sanción.
Las sanciones contenidas en esta ley se aplicarán,
en lo pertinente, supletoriamente respecto de las contenidas en el Código
Sanitario y en el Reglamento Sanitario de los Alimentos.
Título X
Modificación de otras disposiciones legales vigentes
Artículo 29.- Deróganse los artículos 14, 15, 16,
17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27 y 28 del decreto con fuerza de ley N°
15, de 1968, del Ministerio de Agricultura, que Modifica Leyes de Control
Aplicables por el Ministerio de Agricultura, Establece Normas Sobre
Actividades Apícolas y Sanciona la Explotación Ilegal de Maderas.
19
Artículo 30.- Sustitúyese en el artículo 448 bis del
Código Penal la expresión “especies de ganado mayor o menor” por “especies
de ganado mayor, menor o colmenas”.
DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Artículo primero.- La presente ley entrará en
vigencia desde su publicación en el Diario Oficial, con excepción de los Títulos
II y IV y los artículos 9, 12, 16, 17, 19, 20 y 27, normas que entrarán en
vigencia una vez dictados los reglamentos a los que se refiere el artículo
segundo transitorio.
Artículo segundo.- Los reglamentos a que se
refiere la presente ley deberán dictarse en el plazo de un año contado desde la
publicación de esta ley en el Diario Oficial.”.


Dios guarde a Vuestra Excelencia.

RABINDRANATH QUINTEROS LARA
Presidente (A) del Senado
20
RAÚL GUZMÁN URIBE
Secretario General del Senado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí